Una nueva investigación publicada este mes en el Journal of Archaeological Science sugiere que el impacto del último periodo interglaciar, obligó a los neandertales a practicar el canibalismo, aunque anteriormente se han encontrado pruebas de este comportamiento en restos neandertales.

Este es el primer estudio que ofrece pistas de lo que pudo haber llevado a los Neandertales a convertirse en caníbales. Se descubrió que los rápidos cambios en los ecosistemas, debido a que el planeta se calentaba, pudo haber extinguido a muchas de las especies que comían los neandertales, obligándolos a buscar una forma de sobrevivir.

Se examinó una capa de sedimento en una cueva conocida como Baume Moula-Guercy, en el sureste de Francia. Allí, las excavaciones realizadas en 1999 por otro equipo de científicos habían descubierto 120 huesos neandertales de seis individuos que mostraban signos de canibalismo.

En 2014 otro grupo de investigadores analizaron los depósitos de la cueva a 8 metros de profundidad, dividiéndolos en 19 capas asociadas con tres cambios climáticos. Para el nuevo estudio; los autores centraron su atención en la capa 15, una capa de sedimento limoso de aproximadamente 40 centímetros de espesor, que cubre aproximadamente de 30 a 40 m del piso de la cueva.

En esa capa, el carbón vegetal y los huesos de animales estaban tan bien conservados que los científicos podían reconstruir una instantánea ambiental que representaba de 120 000 a 130 000 años atrás. Descubrieron que el clima en la zona era probablemente incluso más cálido de lo que es hoy, y que la transición de un clima frío y árido a uno más cálido ocurrió rápidamente, “tal vez en unas pocas generaciones”, dijo el coautor del estudio Emmanuel Desclaux, Investigador asociado de la Universidad de Niza Sophia Antipolis en Francia, dijo a la revista Cosmos.

A medida que los animales fueron desapareciendo, algunos neandertales tuvieron que recurrir a alimentarse de seres de su propia especie.

El canibalismo no es de ninguna manera exclusivo de los neandertales, y ha sido practicado por los humanos y sus familiares “desde el Paleolítico temprano hasta la Edad de Bronce y más allá”, informaron los autores del estudio. El comportamiento adoptado por los neandertales hambrientos en Baume Moula-Guercy, por lo tanto, no debe considerarse como “una marca de bestialidad o sub-humanidad”, sino como una adaptación de emergencia a un período de estrés ambiental grave, según el estudio.

Referencias:

http://bit.ly/2JxHQUW

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú