Las impresoras 3D indudablemente han facilitado mucho el diseño y construcción de prototipos dentro de las diferentes áreas tecnológicas. La herramienta es tan útil y ha crecido tanto, que se han creado diversas versiones que pueden operar con diversos materiales, por ejemplo, impresoras 3D que hacen diseños a base de vidrio -no cabe duda que con ésta, no tendrás miedo a que se te rompan los vasos de la casa-, impresoras 3D que trabajan con acero -crear tus propias herramientas no suena tan difícil ahora ¿verdad?-, incluso se han creado impresoras con la capacidad de construir los componentes para una vivienda. Con esto, nos damos cuenta que la creatividad humana no tiene límites.

Pero hay un tipo de impresora 3D que te dejara boquiabierto. Esta es una variación que indudablemente tendrá un gran cambio dentro de la medicina regenerativa y no solo eso, tendrá un gran impacto dentro de nuestras vidas cotidianas; te hablamos de una herramienta capaz de utilizar tejido vivo para imprimir, ¿Puedes creerlo? Esta investigación se lleva a cabo por el “Wake Forest Baptist Medical Center” ubicado en Carolina del Norte y por la Universidad de Cornell.

Es una impresora 3D bastante sofisticada y se planea que sea utilizada para la fabricación de órganos humanos…¡Fascinante!

Esta impresora 3D funciona básicamente como cualquier otra: es un equipo capaz de fabricar prototipos en tres dimensiones a partir de un diseño realizado en una computadora o algún diseño descargado de internet. Lo complejo de esta versión de impresora es la materia prima que se utiliza, que en este caso son células vivas. Es importante que entiendas que estos equipos pueden tardar varias horas en hacer un prototipo, por lo que se debe mantener todo el tejido celular funcionando para que puedan sobrevivir. ¿Te suena complicado?

 

Los investigadores han impreso estructuras cartilaginosas, óseas y musculares estables que, por el momento, se han implantado en roedores con éxito. Los tejidos impresos maduran hasta poder ser funcionales, al mismo tiempo que desarrolla un sistema de vasos sanguíneos.

Aunque estas nuevas estructuras aun no puedan ser implantadas en humanos. Esperamos que con los estudios que se presentan en la actualidad muy pronto puedan ser implantadas en pacientes, logrando así estar a un paso más cerca de lo que sería la impresión de órganos más complejos.

Para que te des una idea de lo revolucionario que este avance representa, se estima que por lo menos 3 personas al día pierden la vida en la espera de un órgano. De acuerdo a la página de salud en México “cenatra.salud.gob.mx”, los pacientes dentro de la lista de espera es de 21 mil 345 personas y permítanme recalcar que sólo es en México. Esta lista es mucho mayor que los organos que se pueden obtener; de acuerdo con las estadísticas del Registro Nacional de Trasplantes (RTN), hay 13 mil 188 pacientes a la espera de un riñón, 7 mil 704 pacientes esperando el trasplante de una cornea y muchos otros pacientes a la espera de otro tipo de órganos, quedando claro que se debe fomentar la investigación y desarrollo de este tipo de tecnologías ya que en un futuro aumentarán la esperanza de vida de miles de personas.

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú