Este mes se pudo observar la primera imagen de un agujero negro, se trata del agujero negro en el centro de la galaxia M87 y revela los contornos del horizonte de eventos de un agujero negro, el punto más allá del cual no se escapa la luz o la materia.

Hasta ahora los agujeros negros habían sido detectado de forma indirecta en varias longitudes de onda del espectro electromagnético. Incluso hemos llegado a detectarlos a través de las ondas gravitacionales que se producen cuando dos de ellos se fusionan. Pero nunca habíamos visto uno directamente.

El M87 es gigantesco y se encuentra a 55 millones de años luz de distancia, con una masa de alrededor de 6 500 millones de veces la masa del Sol.

Se encuentra rodeado de nubes de polvo y gas, por lo que ningún telescopio de luz visible podría ver el agujero negro a través de toda esa basura. Aunque no es el agujero negro mas cercano, es uno de los dos más grandes que aparecen en el cielo de la tierra (El otro es Sagittarius A * en el centro de la Vía Láctea).

La imagen ha sido obtenida por una red de radiotelescopios repartidos por el mundo usando la técnica de interferometría de muy larga base (VLBI). Esta técnica combina distintos radio telescopios de tal forma que se consigue crear una antena con un tamaño equivalente al del planeta Tierra capaz de alcanzar la increíble resolución de 20 millonésimas de segundo de arco.

Esta imagen no es el agujero negro en sí. Los agujeros negros no emiten radiación, o al menos no lo suficientemente potente como para ser detectados usando los telescopios existentes. Pero en sus bordes, justo antes de que la gravedad de la singularidad se vuelva demasiado intensa para que incluso la luz se escape, los agujeros negros aceleran la materia a velocidades extremas. Esa materia, justo antes de caer por el horizonte de sucesos, se fricciona contra sí misma a gran velocidad, generando energía y resplandeciendo.

Referencias:

http://bit.ly/2E0F6fc

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú