SpaceX pone en marcha el proyecto Starlink lanzando con éxito sus primeros 60 satélites.

Space Exploration Technologies Corporation (SpaceX) empresa estadounidense de transporte aeroespacial fundada por Elon Musk, también co-fundador de PayPal, y fundador de Tesla Motors, SolarCity, Hyperloop, The Boring Company y OpenAI, ha puesto en marcha su ambiciosa iniciativa de Internet desde el espacio conocida como Starlink. Los 60 satélites de Internet que SpaceX acaba de lanzar el 23 de mayo no son más que la punta de un iceberg fuera de la Tierra muy grande, ya que dicha constelación de banda ancha podría consistir en casi 12,000 satélites.

Estos primeros miembros de su constelación en la órbita baja de la Tierra (LEO, por Low Earth Orbit, en inglés) fueron lanzados con uno de los cohetes Falcon 9 de la compañía.  El lanzamiento fue desde la Base de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida. Cada satélite Starlink pesa alrededor de 500 libras. (227 kilogramos). Juntas, las 60 naves espaciales constituyen la carga útil más pesada que SpaceX ha lanzado.

Starlink está diseñado para proporcionar conectividad de internet a personas de todo el mundo, y lo hará utilizando una cantidad realmente enorme de satélites. Starlink no podrá proporcionar cobertura “menor” hasta que alrededor de 400 naves estén en funcionamiento, y la cobertura “moderada” requiere unos 800 satélites operativos, dijo el fundador y CEO de SpaceX, Elon Musk. Pero la compañía no planea detenerse en “moderado”. Según mencionó Elon Musk en la teleconferencia de prelanzamiento, en un año y medio, quizás dos años, SpaceX probablemente tendrá más satélites en órbita que todos los demás satélites combinados, es decir, la mayoría de los satélites en órbita serán SpaceX. Ese hito se producirá en torno al lanzamiento número 30 de Starlink, con 1.800 satélites entregados en órbita. Pero el número podría aumentar aún más, mucho más, de hecho. La Comisión Federal de Comunicaciones ha otorgado permiso a SpaceX para lanzar un total de casi 12,000 satélites Starlink.

Los satélites Starlink, utilizando los datos de seguimiento proporcionados por el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD), pueden navegar automáticamente alrededor de otras naves espaciales y piezas más grandes de escombros orbitales, lo que asegurar que la constelación no represente un riesgo de colisión para los demás habitantes de LEO. Tampoco está en riego la producción de restos orbitales ya que la altitud operativa de 340 millas (550 kilómetros) es lo suficientemente baja como para que sean arrastrados a la Tierra por la resistencia atmosférica en unos pocos años, incluso si SpaceX no logra desorbitarlos intencionalmente.

SpaceX espera utilizar los ingresos de Starlink para financiar el desarrollo de Starship y Super Heavy, la nave espacial y el cohete que la compañía está construyendo para llevar a las personas al Planeta Rojo, la Luna de la Tierra y otros destinos del sistema solar.

Referencias:

http://bit.ly/2FYP811

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú